Recomponer el alma

Se me ha roto.

Se me ha roto el alma en pedazos. Pesaba y se me ha caído… Se ha estrellado contra el suelo. Iba cargada de piedras. Iba lastrada, llena de mierda y supurando pecados propios y ajenos. Y no he podido sostenerla más.  Ha ido cayendo y yo lo veía, incapaz de reaccionar hasta que he sentido el golpe, el vacío y los pedazos se me han clavado en la piel.

Rosa marchita en blanco y negroEl alma se rompe cuando eres idiota, cuando te das a quien no debes y cuando crees que todo el mundo es como tú: ingenuo,  bueno… y tonto perdido. El alma, amigo, se acaba haciendo añicos cuando no la cuidas y la entregas  a quien no le corresponde; y te la devuelve, en el mejor de los casos, sucia y ajada, apestando a conciencia podrida y a traición. A abuso. E intentas lavarla, y la oreas, pero conserva el tufillo, el olor a pecado, a vertedero ajeno.

El alma se rompe cuando dicen que te prostituyes, y te lo crees, y te cuestionas. Cuando insinúan que no llegas a nada por méritos propios, cuando te acusan de abrir la piernas para llegar más rápido a los sitios. Cuando te dicen que no vales y que “yo lo hago todo por ti”. Cuando se la comen porque no tienen una.

El alma se rompe porque engorda de ponzoña ajena, y revienta; porque se la echas a los cerdos que se revuelcan en ella dejando su roña y haciéndola jirones. El alma se mancha porque se limpian el culo con ella.

El alma se rompe con la dejadez. Con un “espera que ahora vengo y nos vamos juntos”, y tú aguardas, días, semanas y meses. Y no viene nada, y no llega nadie, y no vas a ningún lado. El alma salta en pedazos con celos que son ataduras, porque “eres mía o de nadie, y nadie te va a querer porque te haces vieja”. El alma se deshace porque no respira, porque la ahoga la mentira y la envidia, y porque la retuercen manos egoístas para exprimirla hasta sacarle sangre. Y la secan.

Yo me he equivocado. Le he dado mi alma a quien no debía. La he ido estrellando contra una piedra y luego contra otra, y  otra, y luego contra otra más; porque creía que eran lugares donde asirme. Y se me han caído encima, reventándome.

Ahora no se qué hacer. Y miro, con cara de imbécil, los pedazos, desparramados en el suelo, y me duele. Porque se que alma solo hay una, y se que tengo que pegarla, y que ya no será la misma. Y ya no la puedo regalar como me gustaría. 

Y lloro. Porque ha sido culpa mía. Y porque voy a necesitar mucho tiempo para que mi alma vuelva, sin ser nunca más, la que fue.

El alma resiste mucho mejor los dolores agudos que la tristeza prolongada.
Anuncios

13 pensamientos en “Recomponer el alma

  1. No te conozco apenas, sólo lo q te leo y sólo me sale pensar: “pero ese peazo de hijo de puta es gilipollas o q le pasa?”
    Perdón por decir esto en Navidad, pero es lo q me sale.
    Mucho ánimo, somos muchos los q te seguimos por lo q vales, por lo q transmites… por lo q eres como persona. Ya quisieran muchos!

    Un beso, un abrazo y de nuevo ánimo!
    Al

  2. Cuando se lee un texto tan hermoso, con palabras y frases tan cargadas de sentimiento e inteligencia, en los que la tristeza y el lamento por la pérdida de la inocencia son un grito de angustia, no puedo si no decir que hay algo en el vivir humano que le protege….el tiempo.

    Enviado desde mi iPad

    • El tiempo pasa y lo cura todo, o al menos te curte, y te ayuda, como le decía a José, a relativizar.
      Hoy es mañana, y ya está todo en orden. O casi.

      Un beso, Carlos.

  3. Te entiendo tanto mi querida Peich, porque tus palabras describen mi alma. Un abrazo en la distancia. Besos y arriba que somos fuertes.

  4. El alma se rompe, y lo que se va a acabar rompiendo son las piernas de ese desgraciado como siga tratando de destruirte a pesar de que ya no estás a su lado. Porque ya no estás a su lado. Y quien dice las piernas dice la vida, en el momento en que empecemos a orear toda su mierda donde corresponde. Que somos muy provida con los nonatos pero maltratamos psicológicamente a cuanta mujer nos place.

    • Tú tranquila, mi reina, que a todo pajarito le llega su veranito y a todo cerdo su San martín. Y cuando se tiene el alma tan negra, tan, tan negra, es cuestión de tiempo.
      Un beso, preciosa.

  5. No, amiga. El alma no se rompe. Se rompen los espejismos, las expectativas, las ilusiones. Y parece que nos rompemos con ellas. Pero es otro espejismo. Potente y doloroso, tanto que parece real, pero no.
    Respirarás, recuperarás el ritmo y la cadencia de tu respiración, de la tuya. Y te volverás a encontrar donde siempre estuviste.
    Y barrerás los restos del naufragio. Y descubrirás que tu alma es la escoba, no los trozos.
    Mientras tanto recibe, blogamiga, un abrazo hecho de palabras. Uno más de entre los de los muchos que te apreciamos en el mundo real o en el virtual y que te vemos dolida, pero entera.

    • Muchísimas gracias, José.
      Lo bueno (o lo malo) de escribir, es que siempre se refleja lo que sientes en ese momento, y yo estaba totalmente arrasada. Ahora, con la cabeza fría y mirando hacia atrás, sigo reconociendo el sentimiento, pero está relativizado.
      Gracias por pasarte por aquí.

      Un abrazo y feliz año.

  6. He tropezado contigo de manera casual. O a lo mejor no tanto. la red, es como un laberinto que a veces te muestra puertas y en ocasiones, poetas.

    La vida suele regalarte medicinas cuando las necesitas. Espero hayas recibido la tuya.

    Estoy de acuerdo con Jose. El alma no se rompe. Se la puede herir de muerte, pero siempre cicatriza. Intenta que esa cicatriz no modifique tu esencia.

    Y como dicen los cubanos, « lo que sucede, conviene mi amor»

    • Las casualidades no existen.
      Ahora ya estoy recompuesta, después de un tiempo de reflexión, y dispuesta a seguir adelante.

      Y estoy de acuerdo con los cubanos.

      Un abrazo.

  7. Buenos días. He dado con tu blog hace un rato. Leí un RT de Borja Adsuara de un tuit tuyo y me gustó. Entré en tu perfil por curiosear. Vivimos cerca.
    Me ha tocado mucho esta entrada que escribiste. Leo que va amainando tu temporal. Ánimo! Yo sigo en ello.
    Un saludo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s