El error es cosa de todos.

Llevo un buen rato tratando de juntar letras y dar forma a lo que  pasa por mi cabeza ahora mismo. Cómo ordenar ideas que se atropellan unas a otras, que bullen, sin orden ni concierto, hoy se me antoja complicado. Empiezo a escribir. Borro. Reescribo. Corrijo… Y me desespero. No sale. No puedo.

ERRORMe siento incapaz de expresar nada, me equivoco una y otra vez en el planteamiento y en la forma de empezar. Y resulta curioso, porque quiero hablar de errores. De su uso y disfrute. Porque hay personas que hacen del error ajeno su pasatiempo y son implacables y crueles. No pueden vivir sin hacer uso de la crítica feroz e indiscriminada,  incapaces de reconocer las virtudes de otros. Personas cuyo pasatiempo favorito es buscar equivocaciones en los demás,  adornarlas con algún matiz morboso y utilizarlas como arma arrojadiza.

Mujeres y hombres que buscan y clasifican a las personas en base al defecto y por encima de la virtud,  y que, sin duda alguna, deben de vivir en un estado de gracia eterno, porque permitirse el lujo de afear comportamientos ajenos sistemáticamente, suele tener un precio muy alto si no se es infalible.

Allá donde mires, ves a alguien ojo avizor, inasequible al desaliento,  esperando el traspiés del contrario, para airearlo a los cuatro vientos, para dejar claro a todo el que quiera escuchar, que el objeto de sus desvelos es falible. Dejarle en ridículo le produce un inexplicable e intenso placer, como el que siente el cerdo revolcándose en el lodazal.

Esas personas suelen, además,  tener una baja tolerancia a la crítica (constructiva) y creen no equivocarse nunca.  Su opinión va exactamente después de la palabra de Dios.

Sigo dando vueltas. Pienso en las veces que hice leña del árbol caído y pienso en  qué y cuánto he ganado con ello. Y la respuesta me retumba en los oídos una y otra vez: ABSOLUTAMENTE NADA. Y me incomoda, y me hace revolverme, inquieta, en mi silla, por haber hecho uso, en mayor o menor medida, del juicio de valor. Porque yo también me he equivocado y  lo voy a seguir haciendo. Porque me ha dolido que se rieran de mi, y lo van a seguir haciendo. Porque no vale de nada escupir a los demás sus errores a la cara, cuando nuestras mochilas van bien cargadas de fallos. Y porque nos iría mejor no siendo juez y siendo parte. Y me comprometo conmigo misma a cambiar esa actitud. Un día y otro, y otro más.MAFALDA ERROR

Si alguien yerra, es mejor ayudarle a solventar el error. Y si alguien yerra y tiene el valor de reconocer en público ese error, merece ayuda y respeto, porque, ya lo decía Confucio, “corregir un error, es evitar cometer otro mayor“. Si alguien yerra y se mantiene aferrado a su error y lo quiere disfrazar del verdad absoluta será un desgraciado. Y el error seguirá siéndolo.

Vivir acomodados en una supuesta perfección, que se alimenta de la imperfección ajena, es vivir una mentira. Sacudir trapos sucios como bandera, es deleznable. Rebuscar en la basura ajena es patético. Y todo, es una pérdida de tiempo, porque la vida que desperdiciamos en tratar de destruir a los demás tirándoles errores, como piedras, a la cabeza, es vida que no empleamos en tratar de ser mejores personas, en ser más felices. O más útiles.

Somos imperfectos, cometemos errores.  Goethe, tiene una cita que me parece muy ilustrativa:

El único hombre que no se equivoca es el que nunca hace nada.

Voy a pensar en ello.

Anuncios

5 pensamientos en “El error es cosa de todos.

  1. Hola Peich!!

    Muy interesante tu post. He de decir que a pesar de que critiquemos este tipo de actitudes porque son más frecuentes en nuestros mayores (abuelos, bisabuelos o incluso padres), parece que no queremos olvidar esas malas costumbres a cualquier edad y cuando nos conviene. una cura de humildad nos vendría bien a todos en ciertos momentos.

    Me encanta tu reflexión y creo que merece la pena compartirla, entonar el “mea culpa”, y mirar al futuro con ganas de corregir nuestros errores. No nos engañemos, esto lo hemos hecho todos alguna vez.

    Un besote muy grande 😉

    • Sería muy cínico por mi parte no meterme en el saco de “pecadores”. Yo me he erigido en juez muchas veces, y me he equivocado todas y cada una de ellas. No me gusta que me juzguen por mis errores, porque todo tiene un porqué. Siempre.

      Gracias por pasarte por aqui, Carlos.
      Otro beso para ti.

      • Y me pasaré más a menudo, no te quepa duda. Tu blog es muy interesante. Yo tb me he equivocado y tengo q meterme en el saco de “pecadores”, pero intento cada día corregir malas actitudes que realmente no te solucionan nada

        Muakss

  2. Se es más o menos imperfecto y el español medio en general te lo tolera con más o menos críticas con más o menos comprensión, pero hay una situación en la que ni es comprensivo, ni tiene piedad y aunque seas inocente ya te ha condenado y esta situación se produce cuando tienes la ventura de coincidir con él conduciendo el coche contrario, el coche que pasa a su lado o el que viene de frente. Todo conductor español ha de pasar desapercibido, ha de ir por otro camino, ha de conocer perfectamente todos los recovecos y los trucos de tooodos los sitios de España. No se te ocurra dudar o pensar que te has pasado el sitio al que ibas, inmediatamente millón de claxons de conductores romperán tus timpanos, te dirán “quítate memo que voy a pasar yo, dónde te dieron el carnet”. Aquí no se tolera ni la perfección ni la imperfección, todo el que conduce cerca es un ser que no merece estar al lado. Yo creo que desplazarse en coche de un lugar a otro es un derecho y nadie tiene que ir demostrando que es Alonso o Webber, ni nadie tiene que ponerse nervioso. Deberíamos conducir de la misma forma que andamos, que nos desplazamos de un lado a otro. No es nada más que eso, antes lo hacíamos con mulos o caballos y ahora con motor. ¿Es tan difícil de comprender? Basta ya de jueces del volante. Sirva esto para que todos seáis más tolerantes en esto, pues ha mucho tiempo que yo ya o hago. Un beso a todos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s