De 2011 a 2012

El año pasado escribí mi carta a los Reyes Magos con cierta despreocupación, casi sin importarme lo que contenía. Mi único objetivo, mi ilusión, era provocar una sonrisa. A lo largo de este año la ilusión se ha ido desvaneciendo, se ha diluido en el realismo. Pocas sonrisas recolectadas, me temo.

Creo que lo mejor es pedir directamente al año que entra, sin ambages, casi exigiendo. Pero pedir estando dispuestos a dar. El año que acaba nos ha dejado un regusto amargo, nos ha enseñado cómo aprovecharnos de los demás, cómo alimentarnos de la desesperación ajena en nuestro beneficio. Ha mostrado la cara más dura del egoísmo y un primer plano de lo peor de nosotros, sin una gota de maquillaje. El año que se marcha ha sido el peor de la vida de mucha gente.

No hay que rendirse. Mantener la esperanza y mirar al futuro con optimismo es algo vital para no enloquecer. Hay que proponérselo firmemente y más después de hacer balance, porque éste, en la mayoría de los casos, arroja un saldo desolador, y muy, muy negativo. Y cuando descubres que han pasado 365 días y tus sueños no sólo no se han cumplido, sino que se han transformado en tu peor pesadilla, es muy difícil mantenerse cuerdo.

Por eso, al 2012 le pido que seamos capaces de caminar junto a la gente que queremos, que necesitamos y que nos necesita. Ni delante ni detrás: a su lado. Que valoremos a las personas por lo que son y no por lo que aparentan, porque así evitaremos más de un paseo de la mano de la decepción. Que seamos capaces de querer sin reservas, sin condiciones y sin peros, de sonreír sin miedo, de tender una mano a quien la necesita.

Llorar más por alegrías que por tristezas, descubrir la felicidad en las cosas pequeñas de la vida. Que seamos nosotros los que construyamos, por nosotros y por los demás. Que aparquemos el egoísmo, que intentemos ser luz y arrojarla sobre los que tenemos cerca. Sumando pocos, llegaremos a un mucho. Solo hay que querer.

Os dejo una cita de un hombre sabio:

Por muy larga que sea la tormenta, el sol siempre vuelve a brillar entre las nubes.
Khalil Gibran (1883-1931) Ensayista, novelista y poeta libanés.

 

Anuncios

4 pensamientos en “De 2011 a 2012

  1. Es el camino que tenemos que andar, ahora toca un poco mas pedregoso, pero ahí estamos, para andarle unos al lado de otros. Cuando tengamos que reir, reiremos y si hay que llorar, lloraremos y el que no quiera, que se eche a un lado. Besos.

  2. Caminante no hay camino se hace camino al andar….Caminante no hay camino sino estelas en el mar…
    A vivir…besotessss

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s