Reflexiones (I) Cobardía

Pequeñas reflexiones personales. Pensamientos recurrentes, de esos que te persiguen durante 24 horas,  sin descanso, sin darte tregua. Conclusiones, errónes o no, pero mías.

Ilustradas por un buen colega de Twitter: @calvocuarenton, que me hace feliz al dejarme adornar mis pensamientos.

 

Ser o no ser un cobarde: afrontar la vida o esconderse en ella. Asumir tus defectos, o diluirlos en los de los demás. Conocer tus vicios y tus debilidades y luchar contra ellos, o vomitarlos a otros, en una borrachera de megalomanía. 
El cobarde no afronta, no asume, no lucha. El cobarde vive en una realidad paralela en la que el mundo ha de ir a él, y no él al mundo. Solo, inseguro. Escondido tras falsos superpoderes, el cobarde, en el fondo, sabe que lo es. Un dios con pies de barro que nunca llegará a nada, si no se enfrenta a sí mismo. El cobarde calla, mira a otro lado y huye de los demás, saltan las alarmas sociales si ha de salir de su coraza, bajo la que se siente falsamente protegido. El miedo a lo desconocido. A uno mismo. Ignorar todas sus capacidades.

Conocerse es siempre lo más difícil, porque es lo que más asusta. Pero cuando vences el miedo, y abandonas la cobardía, gratifica. Eres tú. Te tienes. Con tus virtudes y tus defectos. Con tus limitaciones. Y tenerse a uno mismo es lo mejor que nos puede pasar. Libera. Yo he sido una cobarde. Ya no.

Foto “Un duro mar(Toni Gutiérrez)

Anuncios

4 pensamientos en “Reflexiones (I) Cobardía

  1. La gallardía no es la temeridad. La vida es tan dura que solo un inconsciente no la tiene miedo. Hay que vencer el miedo a la vida. Sabiendo que siempre es un juego que acaba mal. Lo importante es encontrar otros compañeros con los que compartir esas pequeñas batallas, con derrotas y victorias, nunca tan definitivas como pensamos. Compañeros, que nos den su aliento y a los que daremos el nuestro. El problema no es encontrar compañeros y seducirlos para compartir la lucha de la vida, el problema es encontrar los dignos de ser seducidos

  2. Enhorabuena doble. Una por el texto y el tema elegido, y la segunda por haber llegado a conocerte y haber decidido no ser ya cobarde.
    Saludos, Iva_63

    • La cobardía es un estado, pero nunca una opción… Vivir bajo el miedo, no es vivir. Deje de serlo hace mucho tiempo, y hoy, quería contarlo
      Muchas gracias, Miren, por visitar esta casa
      Un abrazo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s