Tóxicos

Mala gente. No son aquéllas que son de natural depresivo, o triste. O las que carecen de empatía, o las hurañas o asociales. No, no es el caso. Lo que hace que mi cabeza de vueltas como la de la niña de El Exorcista, son aquellas personas que, en cualquiera de las versiones de un comportamiento social aparentemente aceptable, destilan veneno. En todos sus actos.

Personas que mienten, que engañan, que tergiversan. Que transforman la realidad, la disfrazan de causa noble y justa, y se la tiran a la cara al objeto de sus desvelos perversos, con precisión japonesa y con ánimo de, por ejemplo,  destrozar una reputación. Envidia, ansia de poder. Las personas tóxicas son las “afortunadas poseedoras” de un odio visceral, disfrutan con la humillación de su contrario. Narcisistas, evidiosas de lo todo lo ajeno. Manipulan en pro de su provecho personal, no elogian con sinceridad, y creen estar por encima de bien y de mal. Tratarlas genera vacío, inquietud y si no estamos alertas, nos desgastan.

Estoy siendo testigo de cómo personas de esa calaña arremeten contra gente limpia, nutritiva. Con mucha sutileza y en grupo (que de uno en uno no suelen atreverse) pero sin descanso, poco a poco.  Los motivos, en este caso en concreto, los desconozco, aunque los intuyo.

Quieren limpiar su camino de obstáculos para llegar a una meta concreta. Un fin poco altruista, sospecho, pero necesario. Un fin que redundará en un beneficio personal indiscutible. Y cuando uno quiere ser malo, no hay cosa que más estorbe que encontrarse con todo lo contrario. Observo alucinada como se usa la calumnia y la mentira como caballo de batalla. El desprestigio personal y profesional. Como el que se pone unos calcetines, con la misma naturalidad, con idéntica facilidad.

Por lo poco que se, lo mejor es ignorarles. Hacer caso omiso de sus insidias, quitarles “audiencia”. No entrar al trapo. Tratarles con amabilidad y respeto (aunque ellos no hagan gala de esa cualidad) pero reduciendo el contacto al mínimo. Lo malo es que, realmente, de lo que siento ganas, es de agarrarles por las solapas, pegarles contra una pared, y escupirles a la cara un “de qué coño vais?“. En fin… Control.

Anuncios

34 pensamientos en “Tóxicos

  1. Como dice el refrán “No hay mejor desprecio que no hacer aprecio” …. en el mundo hay muchos tóxicos y es mejor no gastar nuestra energia en escucharles o hacernos partícipes de su “mala leche”. Centrémonos en la buena gente, en la que nos transmite buenas vibraciones … Mª Angeles (Peichita) tu tienes mucha garra …
    Un beso

  2. Lo peor de esto es que hay mucha más gente de esta calaña que la que a primera vista se puede ver.

    Por desgracia me he cruzado con unos cuantos de estos personajillos tristes en la vida, porque realmente son gente triste que lo único que les “llena” es disfrutar haciendo daño a otros y les recome la envídia. Es una mezcla de asco y pena lo que me causa este tipo de gente.

    • Se les llega a catalogar con enfermos psiquiatricos. Son muy dañinos… y lo peor es que no les suele ver venir hasta que no estás enganchados a tu yugular

  3. Como van pisoteando a todo el que se interpone entre sus objetivos y ellos… siempre encontrarán a otro, de su calaña, que les pagará con su misma moneda. Y como dice el refrán ” a todo cerdo le llega su San Martín”.
    Sólo hay que echarse a un lado y esperar a verlos caer.

    Un abrazo

    • La ley del Talión es la mejor para esta clase de gentecilla. De todas formas suelen tardar en encontrar la horma de su zapato
      Muchas gracias por leerme y por comentar.
      Otro abrazo enorme para ti

  4. Ese tipo de “personajillos” los hemos encontrado todos en la vida.
    Mi solución siempre ha sido el humor socarrón. He comprobado que se les revuelven las tripas cuando te ries de ellos en su cara de forma inteligente, y encima no pueden contestar porque asumirían que te estas riendo de ellos. Siempre que lo he hecho, lo he disfrutado.
    Ah, y si la experiencia la compartes con alguien que sea como tu, la satisfacción es doble.
    Un abrazo.

    • Es una buena táctica. El humor, sea socarrón, o sarcástico… o con un punto de cinismo, creo que les desarma
      Gracias de corazón por la parte que me toca!
      Un abrazo fuerte

  5. Me he encontrado con varios. Exactamente así, como los describes. No he encontrado más opción que cambiar de aires. Agradecido a la vida, por la suerte de tener el margen necesario para hacerlo. Ya me gustaría aprender a manejar el insecticida… Seguiré leyéndote. Me ha encantado conocerte a pesar del comienzo tan raro. Que, por otra parte, no tiene ninguna importancia. Besos

    • Gracias! La verdad es que no me hubiera perdonado ofenderte.
      Y por desgracia, esa gente suele pasar desapercibida hasta que “destapan el tarro de las esencias”. Y tambien me las he tenido que ver con esos especimenes… Las primeras veces, sufrí mucho. Ahora soy capaz de ignorarles
      Un beso

  6. Hola guapa,
    que razón tienes y hay que alejarse de ellos rápidamente sin entrar en más es lo que más les puede “molestar” es el mejor antídoto el alejarse de ese tipo de TOXICOS

  7. Hola guapa, todos y todas hemos topado con personas de este tipo. Se trata de insatisfechos, infelices, huraños… que solo encuentran la felicidad denostando y con la crítica del otro o de la otra. Ponen su ponzoña porque no pueden con ella, pero en el fondo es la infelicidad la que les lleva a sacarla. La respuesta la das en tu nota: no hay mayor desprecio que no hacer aprecio. Eliminemos la posibilidad de difundir su dolor y/o su veneno.

  8. Desearía mirarme con las pupilas duras de aquel que más me odia, para que así el desprecio destruya los despojos de todo lo que nunca enterrará el olvido

  9. Ojalá fuese tan facil aparcar y olvidar. Pero no siempre es posible.

    Si el caso que cuentas se pareciese algo algo al que conozco, lo mejor es luchar hasta el final para evitar que se salgan con la suya. Nunca darse por vencido. Una cuestión de honor y de conciencia. Así de simple.

    • La conciencia es un bien escaso hoy en día. Sigo creyendo que hay personas en las que no merece la pena gastar ni una apice de energía
      Un abrazo y muchas gracias por pasarte por aqui

  10. Qué gran post. Quién me tenía que decir a mí que de la frivollidad de #bodademonaco llegaría a este bloc y a este magnífico post, sensacional en cuanto al contenido y brillante en el estilo i el ritmo.

    Entiendo y comparto a la perfección la inicial estupefacción que algunos comportamientos producen, para dejar paso después a una justa ira.

    A veces estos comportamientos mezquinos se manigfoestan en anécdotas nimias, en imbecilidades que no suponen ningún gran beneficio o logro.

    Te recomiendo un linimento para estos golpes. En el libro “La inteligencia fracasada”, José antonio Marina nos demuestra que estas actitudes viles son esencialmente formas varibles de la estupidez. También nos ayuda a entender las claves de esta estulticia tóxica. Te lo recomiendo. Ya me dirás si te gusta.

    De nuevo, felicidades por el post.

  11. La peor calaña que existe son aquellos tóxicos sin necesidad ni motivo, sin fines propios, más que hacer daño, burlar al otro, siempre he pensado que esas personas no son más que tristes como comentaban arriba, insatisfechos con su propia vida y faltos de amor propio.
    Encantada de leerte.

    • Muchas gracias por tu comentario
      Desgraciadamente, existen, y están más cerca de lo que nos gustaría. Creo que todos tenemos un vampiro emocional cerca

  12. Tóxicos…que descripción mas acertada.
    Gente que existe porque tiene que haber de todo, igual que existen las bacterias patológicas…supongo, o quiero creer que para hacernos valorar por comparación a todas aquellas personas que son todo lo contrario, y que sólo se merecen estar lo más lejos posible de esa “gente”…
    Mucha razón, mucha!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s