Una mañana cualquiera

06.45, campanitas dulces y melodiosas anuncian que empieza otro día… “qué buen gusto tengo para elegir el tono del mi despertador”, me digo… La autocomplacencia dura poco. Salgo de la cama, sin abrir los ojos (aunque la diferencia entre tenerlos cerrados y abiertos es casi nula: soy tremendamente miope) y dándome trompazos, llego al baño. Enciendo la radio y abro la ducha. despertadorEl contacto del agua caliente sobre mi piel me devuelve a la condición de persona… Y se acaba la paz…

-Hijo por favor, levántate…

Mi niño, que es muy dispuesto, se levanta, se empieza a vestir y enciende la TV. Afortunadamente, no hay Bob Esponja

Si no me he roto la nariz contra el quicio de ninguna puerta, ha faltado poco, no veo tres en un burro… me pongo las lentillas (coño, ya veo!!) y voy a otro dormitorio

-Dónde está mi princesa?

Mi princesa no se digna a abrir los ojos. Se da la vuelta, se tapa hasta la orejas y sigue durmiendo. Pone el culo en pompa y me ignora. Ya han pasado 20 minutos y en otros 25 hay que estar camino del cole.
Hago una cama, hago otra…

-Princesita, te levantas?

Me voy vistiendo, me lavo los dientes, empiezo a desesperar… Recojo el baño, pongo almuerzos y meriendas en las respectivas mochilas…

-Hija por dios, que no llegamos…!!!

Miro el reloj: “ay, mi madre, que tengo 15 minutos” Una cosa rubia, despeinada y medio dormida aparece, con su almohada rosa en una mano y su foca blanca, gigante, de peluche arrastrando de la otra, en la puerta de mi dormitorio.

-Mamiiiiiiiiiiiiiii, llévame a hacer pis…
-Hija, no puedes ir tu sola? Mami tiene cosas que hacer
-No quiero, llévame tú

Y quedan 10 minutos, y la llevo a hacer pis. Y voy al salón y mi hijo está con el pantalón a medio poner, descalzo, sin camisa del pijama, totalmente absorto en un episodio de ¿Gormitis? ¿unas muñecas espeluznantes con alas, de cuyo nombre no puedo acordarme?

-Por dios, hijo que no llegamos!!
-eh? Ah! Ya, ya me visto…

No se mueve.
Visto a la princesa, que se ha transformado en una especie de pequeña dictadora: “no quiero esos calcetines”, “ponme un vestido”, “no me gusta ese jersey”, “que no me peines, jooooo”…

“No hay dolor, no hay dolor, no no, no…” me vuelvo sorda y hago lo que me da la gana… Concentración máxima. Mi hijo sigue embobado y ya le grito un “qué te acabes de vestir, por dios, que no llegamos!!” Me mira como si yo fuera verde y tuviera seis ojos, pero se viste… al fin…

Ya vestidos, camas hechas, vuelo a mi cuarto “a ver, que no se me olvide el móvil, las gafas de sol, la cartera… vale, está todo”

-Niños, los abrigos!

Voy dando de comer a los perros, que parece que llevan seis días sin comer en lugar de seis horas … “mierda, las llaves del coche!!!” Las echo al bolso y rezo para no oir el “mami, tengo caca” de mi pequeña…

Me pongo el abrigo, reviso las mochilas, cojo el portátil, saco a mis hijos de casa (a la enana en brazos, porque ha decidido que le dan miedo los perros… y tengo cuatro!) y los meto en el coche, y cargo las mochilas y mi portátil en el maletero. Vuelvo, apago luces, cierro puertas y `pienso “soy la leche, me han sobrado dos minutos”

Subo al coche y es cuando oigo esa vocecita… “mami, ¿por qué vas en zapatillas?” y de nuevo…¡¡MI-ER-DA!!
Vuelvo a casa, me calzo, descubro que el señor que habla en mi cuarto de baño y que me da un susto de muerte, es la radio que he olvidado quitar… Fuera radio. Ahora sí que sí… “soy una campeona” me digo (esto ya no es autocomplacencia: es engaño puro y duro)

Vamos al cole… llego, aparco, saco mochilas, les acompaño dentro (¿he cerrado el coche…?) y voy rezando para que mi hija decida sentarse a desayunar feliz y contenta, y no agarrarse a mi pierna y llorar, como si no hubiera un mañana… ¡¡Prueba conseguida!!

Apenas cinco minutos de coche me separan del trabajo. Si tengo suerte, no me he de ir lejos para aparcar. Bolso, portátil… hala, vamos a ello!
Y… ¿he cerrado el coche? Vuelta atrás… coche cerrado. Reandamos lo desandado… y aquí llega el tercer “mierda”: las llaves de la oficina…!! Desandamos lo reandado por segunda vez, abro el coche, cojo las llaves, cierro el coche, joder que no he quitado la radio, abro el coche, quito la radio, cierro el coche, CI-E-RRO-EL-CO-CHE, y ahora con radio quitada, coche cerrado, bolso, portátil, llaves, y de camino a mi trabajo, congelada de frio, pienso… “quien será el idiota que dice que trabajar estresa…”

Anuncios

28 pensamientos en “Una mañana cualquiera

  1. Y si a todo eso le sumas un poco de hielo y bastante precipitación de lluvia en forma de copos cuajados durante 15 minutos?? se te van todos los cálculos al garete…

    Y las hay que tienen 5 hijos!!! Viva la vida!!! Total, eso es lo que llena!

    • Pues si… Es la sal de la vida. Si las cosas son como anuncian las previsiones, lo mismo el lunes te puedo contar lo mismo con copos y hielo 🙂

  2. Exceptuando detalles, te leo y me veo reflejada. Lo que pueden dar de si dos minutos! Y tienes toda la razón en la frase final. Invito a quien dijo esa frase que pase por mi casa de 8 a 8,30.

  3. Se te olvidó contarnos que justo antes de acostar a los niños les dices: teneis guardado todo en las mochilas? y ellos contestan: jo mami, q pesada eres, q sí ya hemos guardado todo, y al día siguiente justo justo antes de salir, espera no cierres que tengo que cojer una cosa………………..
    Bss rubia

    • Mis hijos, directamente, pasan de sus mochilas. Mamá-multitarea-chica-para-todo se encarga de que por la noche todo quede en su lugar
      Besos para ti 🙂

  4. Que grande eres, de tu relato solo echo de menos el atasco de salida de casa, el/la tont@ que para salir del stop ha decidido que no venga nadie desde 15 km y el sitio para aparcar que te quitan justo al llegar. Besos princesa

  5. Uy que corredera…. Asi era yo cuando trabajaba fuera de casa, y eso q tengo un esposo que se supone podria cargar la mitad de la carrera pero no… El dormia mientras yo preparaba peluche de 6 meses y todo lo q eso incluia, hasta sacarme la leche y dejarla en biberon, aparte de dejar el almuerzo preparado… Es como si tuviera los 4 perros tambien. Como peluche estaba chiquitico podia darme el lujo de entregarselo empijamado a mi mama para q lo cuidara, y eso me regalaba unos 10 minutos….

    Hay q ver lo q nos sacrificamos las mujeres, triste q nadie lo reconozca y seamos tan menospreciadas y aun denominadas “el sexo debil”.

    • Cuando mi pequeña tomaba teta y trabajaba era aun más divertido. Aun así, merece la pena… resulta muy gratificante ver que si quieres, puedes
      Un beso muy fuerte, amiga

  6. Da gracias que justo cuando suena el despertador, te das cuenta de un dolor infrahúmano en la zona de los riñones que te anuncian que según entres en la ducha te darás cuenta que te ha bajado la regla

  7. Yo me los llevaba conmigo al trabajo (soy maestra) así que desde que nacieron saben lo que son las prisas,los cambios,nunca me dieron problemas para levantarse ,incluso cuando su padre estuvo en el hospital muchos meses y yo con él,se levantaban solos para ir al colegio y tenían 14 y 9 años.La histérica era yo que más de un sábado les hice levantar para ir a trabajar y cuando íbamos hacia el coche me daba cuenta de mi error,se tragaron la espera de cientos de claustros,visitas de padres,en fin, esa hora no lectiva pero con mucho trabajo para hacer.Su padre murió en 1994 y yo en 1997 me puse muy grave,no puedo decir que me hayan dado ningún problema y ahora tengo que convencerles de que puedo manejarme sola,ellos me acompañan a las consultas que son muy frecuentes,ahora hago mi compra por internet y ¡perdón! no estoy presumiendo de hijos,nuestra vida ha sido complicada y yo te cuento la suerte que tengo con ellos.Un beso

    • pues deberías presumir de hijos, porque siempre han sido tu punto de apoyo en los buenos y malos momentos. cosas como estas son las que dan fuerzas para seguir luchando en esta vida. estoy de acuerdo son peichita eres una supermujer.

  8. Oye, creo que te has dejado las luces del coche encendidas ¬_¬

    Me ha encantado y me has estresao, joía! De verdad, eres una campeona y de verdad nos vamos a ir de turismo rural, ¿eh?

    Un abrazo, guapísima

  9. Pingback: Tweets that mention Una mañana cualquiera | La Caja de Pandora -- Topsy.com

  10. Buenisimo el post! Pero te leo y pienso en tooooooodo lo que me espera por andar y por desandar lo andado. Ahora solo tengo una, y me dan ganas de quedarme así. Un bico rubia!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s