Una mujer… perfecta?

Hay un tipo de mujer que me fascina y aterroriza a partes iguales.

Es esa mujer aparentemente segura de sí misma y sin complejos, que te mira con ojos de hiena hambrienta cuando te das la vuelta. Esa mujer que siente la imperiosa necesidad de ser el centro de atención a  toda costa, todo el tiempo, en cualquier circunstancia. Sin peros. Sin excepciones. Retorcida, peligrosa, con aspecto de no haber roto un plato en su vida. Un arma letal con pechos. Una Afrodita-A malvada,

ama de casaEsa mujer tiene una vida sexual “perfecta” con su marido que, por otra parte, tiene esa cara que te hace pensar que lleva guantes para hacer pis. Sexo ¿pleno? al margen, como te descuides, le está buscado a tu pareja calderilla por todos los bolsillos, o en su defecto contándole los pelos del pecho, en público, sentada a horcajadas (pero con mucho estilo, porque ella es muy zorra, pero tiene mucho glamour) sobre sus rodillas, mientras su marido mira el culo a la maciza de turno y ella (que es así) te mira de reojo, para ver si estás molesta y en caso afirmativo decirte, entre risas. “pero nena, si era una broma”, mientras tu pareja quiere, o que le  trague la tierra, o hacer un trío en ese mismo momento.

Esa mujer, perfecta cocinera, increíble institutriz, siempre peinada, lavada y planchada tiene unos hijos también lavados, peinados y planchados. Esa criaturas (que suelen ser  rubios, por un abuelo alemán de su marido) están siempre de anuncio y  parecen que se mueven por control remoto de lo buenísimos que son. Tú, por el contrario, intentas convencer a los tuyos de que, pintar las paredes con rotulador no es arte,  y que meter al perro en la lavadora para lavarle no es una buena mafaldaidea, y menos aun cuando se trata de un pastor alemán.  Pero no puedes dar crédito  cuando ves a sus disciplinadísimos hijos, como pequeños Atilas, destrozando a su paso todo lo que encuentran, y blasfemando como posesos, cuando super nanny no mira.

Casa perfecta, decoración perfecta, ni una mota de polvo. Piensas si los jarrones están pegados a las mesas. En su cocina se podría comer en el suelo y sin cubiertos. Podrías beber agua de su taza del váter. No hay juguetes por medio, y todo está colocado. Cuando entras en esa casa tienes… miedo. Buscas con angustia el agujero negro que devora porquería, desorden y juguetes de niños fuera de su sitio.  Te agarras a la silla y piensas si estarás lo suficientemente limpia como para andar por ahí. No sabes si limpia o esteriliza. Tu subconsciente dibuja una imagen: Dexter. Necesitas salir de allí y regresar a tu casa, con tu polvo añejo, tus cojines por el suelo , tus paredes decoradas con rotulador, y tu sensación de “vida a salvo”. Urgentemente.

ama de casa 2Ella lee mucho, hace deporte, se da masajes, se peina, maquilla y se hace -bien- la manicura sola, y encima trabaja (a media jornada, normalmente) fuera de casa; mantiene una relación envidiable con su suegra y sus cuñadas la adoran.  De hecho todo el mundo la adora, porque ella es sencilla, buena, humilde, y es la más dispuesta del mundo mundial, amén.

Esas mujeres existen. Y son más de las que crees. Se aburren mucho, y actúan solas, para que nadie las descubra y si eso ocurre, que ya sea demasiado tarde. Si alguna vez te encuentras con una, debes saber que esa mujer es el mal. La reconocerás por un aspecto externo impecable, mires donde mires, y los famosos niños rubios, que no se mueven, ordenados por estaturas, a su lado. Solo tiene un tema de conversación: “ella”. Si la ves, corre todo lo que puedas y no mires atrás.  Si la dejas entrar en tu vida, minará tu autoestima, te hará creer que tus hijos son salvajes incivilizados, que no vales un pimiento y  vas hecha un zarrio; y tratará de revolcarse con tu pareja unas cuantas veces. Y nunca, nunca, nunca jamás te dará el secreto de la casa reluciente, de la manicura impecable, ni te contará eso que dice que hace a su marido y que le pone los ojos en blanco.

Esa mujer es el demonio.

About these ads

3 thoughts on “Una mujer… perfecta?

  1. Diosssss!! Estas describiendo alguna conocida mia. Que bueno!! Es que le pongo cara y todo, y es tal cual. Incluso lo del marido. Jajajajaj.
    Y tienes razon. Esa mujer es EL MAL. Jaja por eso dejo de ser amiga de la pandilla y paso a ser conocida, porque al menos yo, sigo saludandola.
    Es que…. Como sois las mujeres.

  2. Buenas, la mayoría somos buenas, ocurrentes, todo-terreno, ordenadas y desordenadas, al borde de un ataque de nervios y templadas, guapas y feas gordas y delgadas. Siempre hay seres que nos desquician a otras personas. Y generalizar no es muy adecuado; por eso tocaya, tu personalizas. Pero sigues escribiendo bien y de corazón, gusten o no los contenidos. Besos guapetona.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s